Segunda-feira, 20 de Novembro de 2017
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº966

CADERNO DA CIDADANIA > DIA INTERNACIONAL DA MUHER

Ser mulher e ser jornalista: um compromisso e muitos desafios

Por Repórteres Sem Fronteiras em 10/03/2015 na edição 841
Texto em espanhol; intertítulo do OI

Reporteros Sin Fronteras destaca las figuras de diez periodistas mujeres de todo el mundo que se han distinguido por su compromiso con la libertad de información: Zaina Erhaim (Siria), Farida Nekzad, (Afganistán), Hla Hla Htay, (Birmania), Marcela Turati, (México), Noushin Ahmadi Khorasani (Irán), Mae Azango (Liberia), Khadija Ismayilova (Azerbaiyán), Brankica Stankovi? (Serbia), Solange Lusiku Nsimire (República Democrática del Congo), y Fatima Al Ifriki (Marruecos).

El Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo, brinda a Reporteros sin Fronteras (RSF) la ocasión de destacar las figuras de diez periodistas. Mujeres con perfiles diferentes y procedentes de diversas latitudes del mundo que nos hablan de su oficio y de su compromiso, así como de los desafíos y los riesgos concretos que afrontan en el ámbito de su profesión.

Cada vez más mujeres ejercen el oficio de periodista, que durante mucho tiempo estuvo reservado a los hombres. Algunas de ellas eligieron dedicarse al periodismo de investigación y denuncian las violaciones a los derechos humanos, la corrupción, o abordan temas tabú en una sociedad determinada. Su trabajo sobre temas delicados molesta y, al igual que sus colegas masculinos, estas periodistas son víctimas de intimidaciones, amenazas, agresiones, e incluso asesinatos.

Pero, por el hecho de ser mujeres, debido a su género, en ocasiones las presiones toman ciertas formas: desde campañas de difamación a violencia de tipo sexual, pasando por amenazas a sus familias. El simple hecho de ser mujer periodista puede considerarse en ciertas sociedades “contrario a las normas sociales” y ser causa de represalias.

Muchas mujeres prefieren guardar silencio sobre las dificultades y los riesgos a los que se enfrentan en el ejercicio de una profesión que sigue siendo mayoritariamente masculina. Los resultados del Informe Global sobre el Estatus de las Mujeres en los Medios de Comunicación, publicado en 2014 por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios (Global Report on the Status of Women in the News Media, International Women’s Media Foundation, IWMF), son indiscutibles. Cerca de dos tercios de las 977 mujeres periodistas entrevistadas afirman haber sido víctimas de intimidaciones, amenazas o abusos relacionados con su actividad profesional. En una tercera parte de los casos, el responsable era su jefe. Casi la mitad de las mujeres periodistas se han enfrentado al acoso sexual, y más de una quinta parte, a la violencia física. Pese al impacto psicológico de estos abusos, el silencio sigue siendo la regla; la denuncia, la excepción.

“Uma abordagem sensível ao gênero”

Algunas de ellas optan por dar a conocer su historia. “Durante dos años, me amenazaron constantemente por teléfono y con cartas anónimas […] me decían que dejara mi trabajo o que, de lo contrario, sería responsable de la muerte de mi familia”, es el triste relato que una periodista afgana compartió con RSF en 2014. La periodista, finalmente, tomó la decisión de renunciar a su trabajo y de hacer públicas las presiones que sufrió. En una sociedad patriarcal, la falta de protección por parte de las autoridades y la impunidad generalizada alimentan este ciclo de violencia e incitan a algunas mujeres a renunciar a su oficio.

La seguridad física sigue siendo un reto constante para la siria Zaina Erhaim, que forma a periodistas ciudadanos en el norte del país, así como para la afgana Farida Nekzad, fundadora de la Wakht News Agency. Hla Hla Htay, corresponsal de la Agence France Presse en Birmania, y Marcela Turati, periodista freelance que colabora con la revista Proceso en México, señalan las dificultades de ser una mujer en un “oficio de hombres”. Noushin Ahmadi Khorasani en Irán y Mae Azango en Liberia dan testimonio del acoso que han padecido debido a su compromiso periodístico en la defensa de los derechos de las mujeres. Khadija Ismayilova, figura destacada del periodismo de investigación en Azerbaiyán, y Brankica Stankovi?, gran periodista serbia, han sufrido amenazas de carácter sexual. En la República Democrática del Congo, Solange Lusiku Nsimire, la única directora de un diario en Kivu, se preocupa por su familia, víctima de ataques y de amenazas. Una inquietud que también padece la marroquí Fatima Al Ifriki, quien suspendió sus publicaciones para proteger a los suyos.

Tomando nota de los peligros a los que las mujeres periodistas se ven expuestas, el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad subraya la necesidad “de un enfoque sensible al género”. Un enfoque que requiere aplicarse urgentemente.

******

http://es.rsf.org

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem