Quinta-feira, 23 de Novembro de 2017
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº967

IMPRENSA EM QUESTãO > NOVOS TEMPOS

A imprensa espanhola diante da crise

Por El País em 30/03/2010 na edição 583

La crisis económica ha golpeado con dureza al sector de la prensa. La caída de la publicidad y de la difusión ha puesto en pérdidas a todos los diarios españoles de difusión nacional con la única excepción de EL PAÍS. Las pérdidas se han acentuado en el caso de los grupos editores de Abc y El Mundo, que en su lucha por la segunda plaza han realizado múltiples promociones tratando de sostener artificialmente sus ventas.

La crisis económica ha golpeado con dureza al sector de la prensa. La caída de la publicidad y de la difusión ha puesto en pérdidas a todos los diarios españoles de difusión nacional con la única excepción de EL PAÍS. Las pérdidas se han acentuado en el caso de los grupos editores de Abc y El Mundo, que en su lucha por la segunda plaza han realizado múltiples promociones tratando de sostener artificialmente sus ventas.

Las enormes pérdidas de ambos han tenido además consecuencias, pues han realizado fuertes ajustes de plantilla y reducciones de sueldos. EL PAÍS ha sido el único diario nacional de información general que ha atravesado la crisis con beneficios y uno de los pocos diarios de referencia mundiales que ha seguido ganando dinero. Además, la rentabilidad del diario le ha permitido consolidar su liderazgo, evitar despidos, incorporar a profesionales y emprender nuevos proyectos, basados en la integración digital y la apuesta por Internet.

Circulação em baixa

La caída de los ingresos publicitarios en la prensa escrita ha sido tan brutal que la facturación se ha retrotraído a los niveles del año 2000, según la estimación realizada por Deloitte para la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). Además, la recesión ya se había dejado notar con fuerza en 2008, un año en que ya sufrieron pérdidas los editores de Abc, El Mundo, La Razón, Público o La Vanguardia, lo que provocó que, sumando todos los resultados de los diarios españoles, incluyendo los regionales, el cómputo total del beneficio cayese un 95% hasta 11,9 millones.

‘Dramática’. Ese fue el adjetivo usado por el director financiero de RCS al comentar la situación de Unidad Editorial, que edita El Mundo, Marca y Expansión, tras los pésimos resultados de su filial española. Unidad Editorial ya cerró 2007 en números rojos y con deudas superiores a los 1.000 millones, según las cuentas que depositó en el Registro Mercantil. Su difícil situación financiera dejó el balance de cierre de año con un fondo de maniobra negativo de 116,5 millones, y la propia compañía reconocía que sólo gracias al apoyo de su matriz, el grupo italiano RCS, pudo seguir como ‘empresa en funcionamiento’.

Desde entonces, las cosas no han hecho más que empeorar. En 2008, las pérdidas de Unidad Editorial se multiplicaron ante una evolución que el consejero delegado del grupo RCS calificó como ‘peor que la del mercado’, con una fuerte caída de la publicidad y de la difusión. En 2009 aún no se conoce el resultado neto, pero el avance publicado por RCS muestra un drástico -o ‘dramático’- empeoramiento, pues las pérdidas alcanzan ya al resultado neto de explotación. Es decir, pese a la reducción de plantilla, la venta de activos y los planes de eficiencia, Unidad Editorial encadenó su tercer año en pérdidas. Los números rojos son de 17,9 millones antes incluso de contabilizar los intereses devengados por su elevada deuda. El negocio de la editora de El Mundo no permite hacer frente no ya al principal, sino ni siquiera a los intereses de esa deuda.

Además de la caída de la publicidad, las pérdidas del grupo editor de El Mundo se han disparado porque ha tratado de dar respiración artificial a sus ventas con costosas promociones y regalos al ver que no sólo se mantenía muy lejos del liderazgo de EL PAÍS (a una distancia de 91.642 ejemplares en la difusión diaria y 257.075 en la edición dominical), sino que además Abc empezaba a amenazar peligrosamente su segunda plaza, al recortar la distancia a 43.524 ejemplares diarios, menos de la mitad que dos años antes.

Créditos fiscais

Vocento, el grupo que edita Abc, también ha hecho un enorme esfuerzo en promociones gratuitas para animar sus ventas. El resultado es que, aunque ha logrado una leve mejora de la difusión, sus pérdidas se han disparado. Así, el diario Abc sufrió en 2009 unas pérdidas brutas de explotación de 56,9 millones, que se suman a los 43,4 millones de pérdidas del año 2008. Una parte se debe al pago de las indemnizaciones del expediente de regulación de empleo, que afectó a unos 200 trabajadores y ha reducido notablemente la plantilla de la redacción del periódico. Sin los cargos no recurrentes, las pérdidas brutas de explotación de Abc serían de 24,5 millones, según Vocento.

De La Razón y Público, los otros dos diarios nacionales de información general que se editan en Madrid, no hay datos de 2009, pero ambos estaban ya en pérdidas antes de que se agravase la crisis. La Razón ha tenido un largo historial de pérdidas desde su fundación que se han visto ahondadas. Así, el diario del grupo Planeta, que por primera vez se acercó al equilibrio financiero en 2006 con unas pérdidas mínimas de 0,25 millones, perdió 4 millones en 2007 y 12 millones al año siguiente, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil por Audiovisual Española 2000 (editora de La Razón) y Planeta 2010, su principal accionista. Con ello, la empresa editora de La Razón pasó a tener patrimonio neto negativo al cierre de 2008, antes de que llegase lo peor de la crisis.

Por su parte, Público, el diario impulsado por los directivos de Mediapro, perdió 36 millones desde su lanzamiento, en septiembre de 2007, hasta finales de 2008, y a esas pérdidas habría que añadir los créditos fiscales que se ha aplicado de 15,4 millones a cuenta de beneficios futuros de difícil realización. En 2009 afrontó además sus primeros despidos.

Sem demissões

Los dos periódicos de difusión nacional que se editan en Barcelona, El Periódico de Catalunya y La Vanguardia, también perdieron dinero en 2008 y es previsible que los números rojos hayan aumentado en 2009, ejercicio en el que tuvieron que afrontar fuertes ajustes de empleo.

EL PAÍS ha sido así el único diario nacional español, y uno de los pocos de referencia en el mundo, que ha logrado atravesar lo peor de la crisis con beneficios. Pese a la caída de ingresos publicitarios, el diario ha contenido sus gastos de explotación. Con una difusión media diaria de 391.816 ejemplares, afianza su liderazgo y mantiene la distancia sobre su más directo competidor. Registra un EBITDA de 39,34 millones de euros y un beneficio neto de 12,05 millones de euros. Ambas magnitudes contrastan con las pérdidas de sus competidores españoles y con las que están experimentando la mayoría de sus comparables a nivel mundial y han permitido al diario evitar los despidos, mantener la plantilla y realizar nuevos fichajes para potenciar su redacción y emprender nuevos proyectos.

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem