Quinta-feira, 23 de Novembro de 2017
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº967

INTERESSE PúBLICO > CONSTITUINTE BOLIVIANA

A comunicação brilha por sua ausência

Por Alfonso Gumucio Dragon em 19/02/2007 na edição 421

Si la información que circula es cierta, entre las 21 comisiones que se han conformado para sacar del pantano a la nonata Asamblea Constituyente (cuando ya estamos a más de la mitad del tiempo establecido para concluir sus trabajos), no figura para nada la palabra comunicación, y menos una idea del papel de la comunicación en el desarrollo social de la nación. Queda claro que aunque el gobierno se queja de los medios de información y trata de fortalecer los propios, no le presta la menor atención a la comunicación como derecho consagrado por la Constitución Política del Estado. ¿Será simplemente un olvido, o algo deliberado?

Las 21 comisiones propuestas por el MAS (Movimiento al Socialismo) son frondosas y cubren muchos temas de la Constitución vigente. Además se añade la ‘Visión País’ que se presenta por separado, como si todo lo demás que se va a discutir no fuera parte de una nueva visión de nuestra nación. En la lista de comisiones se menciona a los poderes del Estado (Legislativo. Judicial y Ejecutivo) y ‘otros órganos del Estado’. Hay comisiones separadas para hidrocarburos y para energía; se considera también por separado el desarrollo rural y el ‘desarrollo integral amazónico’. En fin, una propuesta frondosa aunque sin mucho detalle. Incluso hay una comisión para la coca (aunque no para el arroz, la papa o el café). Si fuera ‘coca y cocaína’ uno entendería mejor la intención política.

Hay temas importantes que no están contemplados, o quizás metidos con vaselina en alguna de las comisiones. El tema de género, por ejemplo, seguramente está en el barril sin fondo de la comisión de ‘deberes, derechos y garantías’ (si acaso está), pero me parece que debería tener una comisión propia. Si la coca, que ocupa a unos miles de bolivianos, tiene su comisión, ¿por qué no las mujeres que son la mitad de la población? ¿Y los derechos humanos?

La lista de comisiones, más que una lista de prioridades para el país, parece ser una lista de dolores de cabeza del partido gobernante. Pero si así fuera, o si fuera un intento de desglosar lo que es importante para la nación, la comunicación no aparece por ninguna parte, a pesar de ser un sector estratégico y un recurso de interés público.

Suenan campanas, pero el gobierno tiene dificultades para afinar el oído.

Visión microscópica

Los temas de comunicación están todos los días en los debates, pero parece que los constituyentes del MAS y de los otros partidos no los ven. ¿Cómo se puede hablar de participación social y de desarrollo sin comunicación? Ni siquiera hay un amago reduccionista de tratar los temas de información, ya que no se tiene el alcance para abordar la comunicación en su conjunto.

Estos son los argumentos por los que la Asamblea Constituyente debería crear una comisión sobre comunicación e información:

** El sector de la información y la comunicación (periodistas, trabajadores de los medios, propietarios de medios, técnicos, etc.) es un sector social que debería estar representado en la Asamblea Constituyente al igual que los otros sectores. (Claro que esta asamblea no es realmente representativa de los sectores sociales sino de los partidos políticos; así fue diseñada por el partido de gobierno).

** La comunicación es un derecho de los pueblos que debe ser consagrado de manera muy concreta en la carta magna. El reconocimiento de las formas colectivas de usufructo de los medios de información, por ejemplo las radios comunitarias, debe ser explícitamente reconocido. Es una paradoja que el país que brindó al mundo la extraordinaria experiencia de las radios mineras, no asuma en su constitución el ejercicio de ese derecho.

** El espectro electromagnético que utilizan las emisoras de radio y televisión abierta, así como los servicios de telefonía celular y de telecomunicaciones, es un bien colectivo de los bolivianos. No le pertenece al gobierno, ni a la empresa privada. El Estado lo debe administrarlo y por ello los principios básicos de esa gestión deben consagrarse en la Constitución Política del Estado.

** La comunicación es un componente central del desarrollo, no en vano se ha discutido al más alto nivel en Roma, en el Congreso Mundial de Comunicación para el Desarrollo, hace pocos meses. Los fracasos en el desarrollo social y económico de nuestros países se deben a una falta de participación de las comunidades en los programas de desarrollo que les conciernen. Las actitudes verticales y paternalistas de los gobiernos y de las agencias de desarrollo no ayudan para nada. Solamente una comunicación participativa, donde la propia gente diga lo que quiere y donde las voces de los más pobres se escuchen sin intermediarios, puede contribuir al desarrollo.

** Desde el punto de vista de la información, la Constitución debería incluir la responsabilidad social de los medios. Este es un país donde cualquier diario o canal de televisión hace lo que le viene en gana. Es una verdadera selva mediática donde se expresa el que tiene plata, sin responsabilidad social, sin control, sin rendirle cuentas a la sociedad. El gobierno se queja de los medios privados, pero hace lo mismo con los medios del Estado: los politiza, los partidiza, los banaliza, les resta credibilidad.

** La necesidad de fortalecer los medios públicos como vehículos de la transparencia en la gestión gubernamental y en apoyo al desarrollo social y cultural es esencial en cualquier constitución moderna. Los medios del Estado deben ser todos, sin excepción, medios públicos al servicio de la colectividad. Y los medios privados deben tener definidas sus responsabilidades en la educación y la cultura.

Está claro que la visión de los políticos sobre la comunicación es inexistente o microscópica. Parece que tanto el gobierno como la oposición entienden la comunicación sólo coyunturalmente como información y contra-información, y por lo tanto es un muro de los lamentos o un campo de batalla: ‘nos atacan pero nos defendemos’, pero nada hacen para fortalecer, desde la Constitución, una visión de largo plazo de la comunicación como derecho del pueblo y como factor de desarrollo.

******

Jornalista, escritor, poeta e cineasta, especialista em comunicação para o desenvolvimento

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem