Quarta-feira, 22 de Novembro de 2017
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº967

PRIMEIRAS EDIçõES > **

Josep Maria Casasús

Por lgarcia em 26/02/2003 na edição 213

LA VANGUARDIA

"Que por el fondo no descuidemos la forma", copyright La Vanguardia, 23/2/03

"Un lector de Barcelona, Alberto Cano, se quejó el pasado lunes de que las dos crónicas más recientes de este defensor abordaran, como asunto más destacado, cuestiones de fondo, conceptuales, éticas o deontológicas.

Transcribo la queja de este lector: ?Creo que es importante que explique las diferencias entre información y opinión, o que los códigos internacionales animan a los periodistas a ser militantes de la paz, pero ?ya no cometen errores en el diario? Ayer mismo (domingo 16) en un título de ?La Vanguardia? aparece esta frase: ?Los religiosos mostraron ayer su cara más beligerante en una manifestación marcada por la diversidad?. ?Beligerante? es un adjetivo que sólo puede aplicarse a una persona o a una nación que están en guerra. ?No es más exacto en este caso decir ?militante? o algo parecido??.

Tiene razón este lector, como la tienen otros que me señalan otros lapsus de lenguaje en el diario. De ellos me ocupo en la mayoría de crónicas dominicales y en mis gestiones dentro de la redacción. Suelo agrupar estas quejas y reproches en crónicas, como la de hoy, en las que incluyo también dudas y consultas formuladas recientemente.

Una de ellas es la planteada por el lector Gonzalo Díaz Granda, de Valencia. Dice en su carta: ??La Vanguardia? ha emprendido una decidida campaña en pro de preceder la mención de los años de este siglo del artículo ?el?. Es un martirio, con minúscula, claro, leer ?hasta el 2005?, ?en el 2004?. El asunto tiene el aire de una consigna, pues aparece no sólo en editoriales y titulares, sino en los artículos de todos los corresponsales?.

Añade este lector: ?Resulta curioso el fenómeno por lo aislado dentro de la prensa española y más aún si se tiene en cuenta el actual proceso de supresión de artículos. Véase, si no, cómo nos hemos quedado con India y Naciones Unidas, a secas?.

Y concluye con un dato, antes de despedirse cordialmente: ?En todo el siglo pasado ese periódico, y todos los demás, únicamente antepusieron el artículo cuando las dos primeras cifras del año se silenciaban. Y así, decían ?hasta el 89?, pero no ?hasta el 1989?. Pero los años 2000 parecen haber desatado un extraño temor reverencial. Me he tomado la molestia de ir a la hemeroteca y coger, al azar, ejemplares de mayo de 1995. En texto añadido van algunos ejemplos?.

Este lector, Gonzalo Díaz Granda, adjunta a su carta, como dice, una lista de catorce ejemplos fundamentados. Sus observaciones son razonables y merecen nuestra atención. Planteo el caso a la sección de Edición, que me contesta con la siguiente alegación: ?Que en ?La Vanguardia? escribamos ?del 2003? no responde a ninguna consigna, sino a una norma de estilo que, como tal, ha de ser aplicada por todos los redactores. Esta norma no es ningún capricho de Edición, pues se basa en las directrices que la Real Academia Española estableció en 1999, a las puertas del año 2000. Es cierto que en muchos medios se suprime el artículo, opción también admitida por la RAE, aun reconociendo que el hablante prefiere utilizarlo. Si llega a imponerse la opción sin artículo, se tratará de un caso más de hipercorrección. El lector considera que ?La Vanguardia? está en minoría entre los medios escritos, pero obsérvese que coincide con la mayoría hablante. Cara a la nueva edición del libro de estilo, esta norma, como muchas otras, será revisada.? De acuerdo.

** La condición de suegra puede concurrir con la de abuela, pero esta circunstancia, tan frecuente, no justifica que en ?la contra? del pasado día 10 apareciera mal traducido el título del libro en francés ?Nous, les belles-mères?, de Christiane Collange, por ?Nosotras, las abuelas?.

Dos lectoras, Mireia Moreu, de Barcelona, y Jacinta Micheli Bellera, de Igualada, comentaron este lapsus con el defensor del lector. Esta lectora, en su escrito enviado el pasado fin de semana, concedía al citado lapsus de redacción el beneficio de la duda irónica: ?Tal vez se ha cambiado intencionadamente la expresión…?. No hubo intención. Las ?belles-mères? son las suegras.

** Los europeos pueden distanciarse ?de? Estados Unidos pero no ?con? Estados Unidos. Nos lo recuerda el lector Miguel Murillo, de Barcelona, a propósito del titular ?Pujol atribuye a la falta de fe en Dios de los europeos el distanciamiento con EE.UU.?, aparecido el pasado 7 de febrero en la página 14 de ?La Vanguardia?. Gracias.

** El AVE, TGV o TAV, acortará distancias. Pero hay confusiones sobre el nombre de este servicio. El lector Lluís G. Mujal me lo plantea en una carta enviada el pasado domingo.

Dice este lector: ?Antiguamente comenzó por TAV, después de la inauguración del Madrid-Sevilla fue AVE. Ahora, a menudo, vuelven a escribir así el de Madrid-Lleida. ?Hay algún modelo en el libro de estilo? Creo que debería ser TGV, pues el AVE debe estar registrado para la línea citada, ?no es así? Espero alguna respuesta. Gracias.?

El periodista Francesc Peirón informó sobre este asunto el pasado día 31 en ?La Vanguardia? (pág. 3 de Vivir). Decía: ?Para algunos, como los responsables del Departament de Política Territorial, TGV (Train Grande Vitesse), de inspiración francesa, o TAV (Tren de Alta Velocidad) son expresiones más correctas que la abreviatura AVE (Alta Velocidad Española), aunque esta denominación sea la que más calado tiene en la población por su carga simbólica?. Y añadía: ?Un alto cargo de la citada conselleria recomendaba, casi exigía, el uso de la denominación TGV y que se erradicase la de AVE porque ?es una marca comercial??."

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem