Sexta-feira, 24 de Novembro de 2017
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº967

PRIMEIRAS EDIçõES > LA VANGUARDIA

Josep Maria Casasús 

Por lgarcia em 20/05/2003 na edição 225

LA VANGUARDIA

"Leamos también alguna vez deportivamente", copyright La Vanguardia, 18/5/03

"Con una sola palabra, ??Fuego!?, gritada inesperadamente en un teatro abarrotado, se puede provocar una catástrofe. Es una cita de Elaine Chaika extraída de ?Language: the social mirror? (Heine Publisher, Boston, 1994, pág. 153) y que comenta Diego Contreras Luzón en la tesis doctoral presentada en la Universidad de Navarra, en cuyo tribunal participo.

Esa cita subraya el poder de la palabra, en ese caso de una sola palabra, y alerta sobre sus consecuencias no siempre previsibles.

Los titulares de prensa no provocan, por supuesto, efectos tan graves e inmediatos como gritar ??Fuego!? en un teatro lleno.

Pero los títulos periodísticos a veces desconciertan. Sobre todo si recurren a estilos de redacción amparados por un amplio margen de licencias de lenguaje, como aquellas que proliferan en el periodismo deportivo.

Este es el caso del título de la portada de ?La Vanguardia? del pasado lunes. Es un titular que condensa retóricamente en tres palabras (?Rey de Europa?) la constelación de datos y emociones generada por el Barça al lograr el trofeo europeo de baloncesto.

Una lectora, que pide acogerse al anonimato, se quejó por ese uso del vocablo ?rey?, que considera abusivo (cree que es una forma de titulación impropia de ?La Vanguardia?), y por el relieve que dan al deporte los diarios de información general.

Hago una excepción al principio que me impuse de no tratar casos planteados por lectores que piden que oculte su nombre. La hago porque he escuchado otros comentarios a favor y en contra de aquella portada.

Reconozcamos, de entrada, que ?La Vanguardia? destacó aquel día en la buena cobertura de este acontecimiento excepcional.

Voy por partes. Es aceptable que la prensa inserte títulos sugerentes, aunque a veces desconcierten en un diario informativo-interpretativo, modelo al que se adscribe ?La Vanguardia?.

En ese caso, este estilo está justificado porque se refiere a un acontecimiento deportivo, ámbito muy abierto a los giros de lenguaje figurado. La palabra ?rey? se emplea en este sentido desde tiempos inmemoriales y en los más diversos ámbitos de la vida (por ejemplo, ?rey de la selva? o ?rey de la casa?). El ?Rey de Europa? aplicado al Barça de baloncesto puede admitirse como una excepción, como una fórmula desenfadada, no exenta de cierto distanciamiento sano respecto a realidades aciagas. Debe evitarse, sin embargo, que ese estilo de titulación entre en otros ámbitos de interés periodístico.

No es una novedad, por otra parte, en ?La Vanguardia? ese tipo de titulación. Una portada de este diario muy reproducida en libros periodísticos es la dedicada a la clausura de los Juegos Olímpicos del 92 con el título ?Matrícula de honor?. Era una licencia retórica que condensaba impresiones y sentimientos, valores humanos que también cuentan, afortunadamente, en periodismo.

También merece que comentemos por qué el deporte reina a veces en las portadas de los diarios de información general cuando se producen acontecimientos importantes como los aludidos en esta crónica.

Ningún diario puede sustraerse hoy a la influencia que el deporte de competición ejerce en la vida de las gentes. Incluso los diarios más consagrados al culto informativo-interpretativo ponen el deporte en el lugar que le corresponde en el universo periodístico. ?Le Monde? vivió de espaldas durante años al fenómeno social de las pasiones deportivas y ahora lo integra a su agenda temática con naturalidad profesional.

LOS HORARIOS DE LOS PARTIDOS causan a veces que en la primera edición del diario no aparezcan los resultados. Se quejan por ello, principalmente, lectores de Girona.

Sobre este problema, el lector Diego Esteban García, de Sant Feliu de Guíxols, envió la siguiente carta: ??La Vanguardia? del 1 de mayo no decía ni una sola palabra sobre el partido amistoso de la selección española de fútbol disputado el día anterior contra Ecuador. No sé si se trata de un imperdonable error o es una cuestión de criterio (lo cual haría reír, dado que el partido Andorra-Estonia sí mereció una reseña, incluso el amistoso entre Uzbekistán y Bielorrusia). Si no es un error, exijo una aclaración explícita de los criterios para seleccionar noticias, pero les adelanto que no me satisfará?.

El defensor del lector exigió esta aclaración a la sección de Deportes. Nos contestan que la necesidad de combinar tirada, distribución y horarios del partido impidió que en los primeros ejemplares (muy pocos) saliera esta información. Este partido terminó muy tarde. Y alegan que en el resto de la edición apareció destacado este partido, y que repetir esta información al día siguiente sería redundante para la mayoría de lectores.

Considero que los lectores que sólo vieron la primera edición, aunque sean minoría, tienen derecho a que se les informe sobre el partido. Una forma de conciliar las expectativas de unos lectores y otros sería tal vez insertar al día siguiente un resumen con los datos esenciales de la noticia afectada."

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem