Quarta-feira, 16 de Agosto de 2017
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº954

PRIMEIRAS EDIçõES > LA VANGUARDIA

Josep Maria Casasús

Por lgarcia em 20/06/2001 na edição 126

LA VANGUARDIA

"Unos efectos del bilingüismo", copyright La Vanguardia, de Barcelona, Espanha, 17/06/2001

"Suelen llegar cartas que denuncian errores gramaticales en lengua castellana atribuidos a la influencia de la lengua catalana. Una de estas incorrecciones, la de usar la palabra ?aniversario? en vez de ?cumpleaños?, era incluso el título del rincón de la sección ?Vivir? que anuncia cumpleaños de personas relevantes. En este caso fue corregida después de que lo argumentara en una carta el lector Francisco Salgado Peñarredonda, de Barcelona.

Dice el lector: ??Aniversario?, lo define el diccionario de la lengua castellana, en su primera acepción, sencillamente como ?día en el que se cumplen años de algún suceso?, por lo que esa palabra siempre ha de ir seguida o precedida del suceso del que se trate?.

Añade respecto a la otra voz: ??Cumpleaños?, sin embargo, tiene en castellano un significado concreto y está definido en el diccionario, en su acepción única, como ?aniversario del nacimiento de una persona??.

Otro lector, Alberto García Sánchez-Villacañas, escribe: ?Les llamo la atención sobre un desliz gramatical aparecido en la última viñeta de la tira cómica del 11 de abril (reproducida en esta crónica), ya que empleaban en el imperativo la voz ?ves? cuando lo correcto hubiera sido ?ve?. Aunque es un error que se oye con demasiada frecuencia no por eso se debe admitir como normal?. Tiene razón en las dos observaciones. Es incorrecta en castellano esa forma verbal. Y también es cierto que se oye con frecuencia.

Son confusiones explicables cuando conviven dos lenguas. Se producen a menudo al transcribir declaraciones al castellano desde el catalán o desde otras lenguas. Deben cuidarse más esas operaciones. La lectora Josefa Marcè lamentó en su día una de estas faltas en un texto informativo sin firma publicado en la página 11 de ?Vivir? del 4 de abril y relativo a unas declaraciones de Ramon Font, director de TVE en Cataluña, sobre los cambios en el centro de Sant Cugat.

En la información publicada aquel día por ?La Vanguardia? se deslizó la expresión ?por lo que hace? sin más (?por lo que hace a sus servicios informativos?, se decía). Es una locución correcta en catalán (?pel que fa?), idioma en el que se expresó Ramon Font, pero en castellano corresponde a las fórmulas ?respecto a? o ?en relación com?.

No van en el mismo sentido, sin embargo, todos los comentarios que llegan al defensor sobre los efectos de esta concurrencia necesaria y fluida de dos idiomas vivos y ricos.

Extraigo unas observaciones contenidas en la carta que, al hilo de una anterior conversación telefónica, me envió hace cinco días, el 11 de junio, el lector José Jiménez. Afirma: ?Desde 1951, cuando llegué a Barcelona para estudiar Derecho, me ha sorprendido agradablemente cómo se expresan los catalanes cuando hablan en castellano?.

Pone ejemplos: ?Me ha maravillado sobremanera la pronunciación de la ?ll?, como en llamar, Sabadell, amarillo, etcétera.; lo mismo con la ?b?, como en Barcelona, Albacete…; la pronuncian bilabialmente; o la ?v?, como en vivo, Valladolid, puesto que la pronuncian con el labio inferior y los dientes de la mandíbula superior, y así todas las letras?. Añade: ?Es un regalo exquisito, que no he oído en ninguna otra ciudad española. Me refiero a la pronunciación, prosodia, no a la construcción, es decir, sintaxis. No he hallado ningún español, o extranjero hablando perfectamente español, que pronuncie como los catalanes el castellano?.

He encontrado una observación, complementaria a la que he transcrito, en otra nota que guardaba en la carpeta dedicada a temas de lengua. En ella registré el comentario telefónico de un lector recién llegado a Barcelona. Le habían llamado positivamente la atención dos rasgos de locución. Uno, que los catalanes no convertimos las ?ll? en ?y? como hacen otros hablantes al expresarse en castellano. Otro, que la fonética catalana admite con naturalidad que se formen plurales de palabras de origen extranjero sin añadir vocales, como ocurre en ?clubs?, y que respete la consonante final en el singular de otras (?carnet?, ?ballet? o ?Internet?).

Este mismo lector lamenta el dequeísmo (uso indebido de la locución ?de que?), que suele atribuirse a una influencia de la lengua catalana. Recordemos que el dequeísmo es incorrecto en castellano y mucho más en catalán. El origen de ese vicio está en otras partes. Fernando Lázaro Carreter, en el libro ?El dardo en la palabra? (Círculo de Lectores, Barcelona, 1997, página 510), opina así respecto al ?de que?: “Quizá se produjo antes en América, pues al influjo de los oriundos, esparcidos por todas las vías de comunicación españolas, cabe atribuirlo?.

Y añade este académico de la Lengua: ?Aunque puede dudarse, en vista de su súbito arraigo: no calan tan pronto las novedades, ni se esparcen tan extensamente, sin pasar antes un largo noviciado. Debe suponerse, por tanto, que el fenómeno era latente en España, sofocado por la lengua culta, inadvertido por marginal, y que ha aflorado con la ocupación de los micros por analfabetos?.

Es inevitable el contagio entre lenguas en contacto. Y algunos trastornos se asimilan y se integran en el acervo cultural común."

    
    
                     

Mande-nos seu comentário

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem