Sexta-feira, 19 de Outubro de 2018
ISSN 1519-7670 - Ano 19 - nº1009
Menu

VOZ DOS OUVIDORES >

Lola Galán

Por Leticia Nunes em 30/06/2015 na edição 857

El fútbol es el deporte estrella en España. No es casual que en la Liga compitan algunos de los equipos más ricos y admirados del mundo. La capacidad de congregar a legiones de seguidores y seguidoras ha convertido a este deporte en una industria multimillonaria. Pero hay otros mundos deportivos. Y son muchos los lectores que buscan información sobre campeonatos de tenis, de golf o sobre pruebas de fórmula 1. Algunos me escriben periódicamente, quejándose de que no la encuentran, al menos con la amplitud deseada.

Carlos Laredo Verdejo, aficionado a la fórmula 1, se lamentaba en un mensaje que me envió el pasado lunes de lo que juzga una actitud de “desprecio” de los responsables de Deportes hacia esta disciplina, para la que no encuentra justificación. “No hace falta que le hable de los millones de audiencia que, según el propio periódico, tienen los grandes premios de fórmula 1, donde corren tres españoles (sobre un total de 20 participantes)”, escribía. “Hoy, lunes, en la reseña de poco más de media página, ni siquiera se molestan en poner la clasificación del Gran Premio de Austria. Solo los tres primeros y los españoles. ¡Al rugby, le dedican una página entera! El sábado, ni siquiera hablaron de fórmula 1. Lo considero lamentable”.

Otro lector, Javier Alonso, me envió un mensaje tras la final de la Champions para quejarse de que Deportes dedicaba ese día seis páginas al tema. “¿Dónde están la fórmula 1, las semifinales de la ACB, el final de la Liga en 2ª, el triunfo de Pilar Badosa en Francia… ¿Sigo?”, escribía.

Carmelo García de la Rocha criticaba, en un mensaje enviado el 17 de junio, la ausencia de información en EL PAÍS sobre la final de liga de fútbol sala, “a pesar de que el Inter Movistar ganó el lunes su décimo título”.

Tampoco crean que todos los aficionados al fútbol están satisfechos con el espacio que dedicamos a este deporte. “Lo que ha pasado en la sección de Deportes con las clasificaciones del fútbol me parece muy grave. Desaparecieron las clasificaciones de 2ª B, el cuadro de cruzado de enfrentamientos y, desde que ha terminado la Liga de 1ª, la clasificación de 2ª A también ha desaparecido”, me escribía, no hace mucho, Javier Asensio. Una queja que me plantearon otros muchos lectores, nada más inaugurarse el nuevo diseño de la edición impresa, el 11 de mayo. “Los deportes, como la Bolsa o el tiempo, son básicamente datos numéricos”, me escribía uno de ellos, “y eso es lo que se echa en falta en EL PAÍS. Esta sección requiere más aficionados al deporte, y menos candidatos al Pulitzer”.

He trasladado estas quejas a Xosé Hermida y Cayetano Ros, responsables de la sección de Deportes en ausencia de la redactora-jefe, Amaya Iribar. Esta es su respuesta:

“En un periódico de información general como EL PAÍS, con un espacio relativamente reducido dedicado a los deportes, es complicado buscar un equilibrio en la distribución de las noticias. Y muy a menudo corremos el riesgo de defraudar a quienes buscan información detallada de alguna disciplina concreta, sobre todo cuando el enorme peso social y mediático del fútbol ahoga en ocasiones a los demás deportes”. Aun reconociendo la fuerza de esta corriente, subrayan, “desde siempre hemos intentado tener una mirada más amplia sobre el mundo del deporte”.

Ambos admiten que si ha disminuido, “como nos reprochan algunos lectores”, la información de tenis o el seguimiento de la fórmula 1, “ello se debe a que han ido decreciendo los éxitos de figuras como Rafael Nadal o Fernando Alonso. Del mismo modo que se ha ampliado la atención al bádminton o al patinaje artístico por las grandes victorias de Carolina Marín y Javier Fernández, respectivamente”.

Lo que sí reconocen es que la adaptación al nuevo diseño ha tenido costes. “Quizás hemos descuidado datos de clasificaciones y tablas de datos, que con todo el derecho demandan tantos lectores. Tomamos nota de las muchas quejas recibidas al respecto y trataremos de compatibilizar las peculiaridades del nuevo diseño con la necesidad de ofrecer una información completa sobre los resultados y la marcha de las principales competiciones deportivas en sus distintas categorías”.

***

Lola Galán é ombudsman do El País

Todos os comentários

x

Indique a um amigo

Este é um espaço para você indicar conteúdo do site aos seus amigos.

O Campos com * são obrigatórios.

Seus dados

Dados do amigo (1)

Dados do amigo (2)

Mensagem